Licencia Creative Commons
Archivo Arturo y Adolfo Reyes Escritores de Málaga por Mª José Reyes Sánchez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

domingo, 13 de abril de 2014

HOMENAJE DEL ESCRITOR COSTUMBRISTA MALAGUEÑO ARTURO REYES A LA SEMANA SANTA DE MÁLAGA. POESÍA: "ANTE UNA CRUZ".


Este año Málaga ha sido elegida como la mejor ciudad de España donde vivir la Semana Santa. Miles de malagueños y visitantes se lanzarán a las calles en busca de los pasos procesionales. Nadie se quiere perder este espectáculo que nos ofrece una magnífica estética de la que poder disfrutar con todos nuestros sentidos.


Habrá público por todos lados, la ciudad estará abarrotada hasta la bandera, desde niños recién nacidos tomando plácidamente su biberón mientras se mecen al son de los tambores y las cornetas, hasta frágiles ancianas que vagan solas perdidas entre el gentío pero avanzando con paso firme entre la multitud que las cuida y protege.

¡Es todo un espectáculo, en un marco y clima incomparable, con el calor de la gente del Sur, y con unos hombres de trono que como decimos por aquí, "quitan er sentío"!. 

Y lo mejor es que tod@s podemos disfrutar de estas fiestas, aquí no hay distinciones entre ricos y pobres, aquí llega el gran y esperado momento en que todos somos uno como siempre debiera ser...

Esta mañana de Domingo de Ramos, he tenido la suerte de poder observar en una esquina de la Alameda, como Antonio Banderas contemplaba a su Virgen de Lágrimas y Favores, con tanto respeto, que realmente me emocioné pues con sólo poder mirarle los ojos, creía adivinar lo que nuestro famoso actor, estaba sintiendo en esos momentos tan esperados para él, con el retorno a su querida tierra natal para poder disfrutar con sus paisanos de estos momentos "como uno más".


Nota: Fotografía del Domingo de Ramos en Málaga (2014). Procesión de Lágrimas y Favores. Primer plano de Antonio Banderas mirando a su Virgen. (Archivo Reyes).

Hoy el blog quiere ofreceros una bonita poesía de mi bisabuelo Arturo, un magnífico ejemplo de la espiritualidad que llegó a tener a pesar de haber sido la mayor parte de su vida una persona agnóstica.


          ANTE LA CRUZ

En vano intentan desterrarte, en vano,
símbolo de la fé, que nos alienta,
y en vano, ciego, sin cesar te afrenta
el torpe y triste escepticismo humano.

Del hombre, la soberbia es el tirano,
mas, por suerte, en el alma siempre alienta
la Fé, que cual Jesús en la tormenta,
duerme la ola al extender su mano.

Todo aquel que ante Tí jamás humilla
la cerviz ante el mundo, la rodilla
dobla en la sombra en sus profundos duelos.

Y eres, eterna, como el sol radiante,
la antorcha que le muestra al caminante
que entre las sombras se perdió, los cielos.

                          Arturo Reyes.
                          (Del Crepúsculo, 1914).

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:
- “Del Crepúsculo”. Poesías póstumas. Málaga, Zambrana Hermanos. Impresores. 1914.

domingo, 6 de abril de 2014

EL ESCRITOR COSTUMBRISTA MALAGUEÑO ARTURO REYES: LA GRAN CRISIS (I).


Mi bisabuelo Arturo por esta época se encuentra sumergido en su primera gran crisis existencial y empieza a cansarse de la vida de la que tanto había disfrutado hasta entonces y que le llevaba a visitar con cierta asiduidad los lugares más ambientados y populares de nuestra ciudad. 

Ahora comienza una nueva etapa en su biografía, con ciertas  contradicciones pues como artista, su fama crece vertiginosamente en nuestro país pero como  persona sencilla,  necesita encontrar el equilibrio que tanto necesita y ahora lo consigue en sus escapadas al campo, cuando se encuentra en pleno contacto con la naturaleza, lejos del mundanal ruido, junto a la gente sencilla de la que tanto aprende un "hombre de ciudad". Es allí donde su espíritu se sosiega y la inspiración se agudiza. 


Nota: “Baile en una venta”, cuadro realizado por el pintor costumbrista sevillano Rafael Benjumea (Museo Carmen Thyssen Málaga).

Y es D. Cristobal Cuevas, quien como siempre, da fe de ello en su libro sobre el autor malagueño:

“Este ambiente, que antes tanto le gustaba, repugna cada vez más a Arturo. Ahora, de tarde en tarde, va de  noche a los cafés de cante o a los ventorrillos de la playa, pero casi siempre se contenta con charlar, mirar cómo riela la luna en las cabrilleantes aguas, y oír la “pena jonda” que sale de la garganta de una cantaora nocherniega.

“No olvidaré yo – escribe su amigo A. Escamilla- las plácidas noches de estío que pasamos juntos en aquellos ventorrillos del camino del Palo, cambiando impresiones de nuestras almas gemelas en el cariño a la tierra andaluza, oyendo el rumor isócrono de las olas que se deshacían en níveos encajes y las coplas apasionadas de la Trini…, mientras la luna bañaba de plata los campos y el mar.”

Después de la aparición de “La Goletera”, la fama de Arturo como escritor, según hemos apuntado, alcanza su punto  culminante. Todos lo admiran, lo alaban y presumen de su amistad.

Sus relaciones con gente importante alcanzan ahora unas proporciones que se nos antojan abrumadoras. Galdós, Miguel Moya, Jurado de la Parra, Francisco Verdugo, la Pardo Bazán, Valera, Pereda, Jacinto Octavio Picón, Ortega Munilla, Ortega y Gasset, Menéndez y Pelayo, Mariano de Cavia, Jacinto Benavente, Andrés Mellado, y muchos otros mantienen con él una activa correspondencia.

Como dice González Anaya, “en el cenit de su existencia disfrutó Arturo Reyes, cuando alumbran por los horizontes ortivos astros de magnitudes resplandecientes, como Baroja, Blasco Ibáñez, el autor de “Señora Ama”, Azorín y Unamuno, de halagadora nombradía; mas ni su nombre señoreó sobre los otros, ni vivió en Madrid, sino en Málaga.”

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.
- Archivo familiar Reyes (ART). 

domingo, 23 de marzo de 2014

EL ESCRITOR COSTUMBRISTA MALAGUEÑO ARTURO REYES Y SU RELACION CON EL FLAMENCO.

Según informa “Liceo Flamenco” en su página web, “es de gran importancia la labor de Málaga en el mundo del flamenco y sus aportaciones en los nuevos estilos y grandes artistas que han nacido en nuestra tierra. Este arte también ha encontrado en nuestra ciudad a grandes pensadores, poetas y artistas que han sabido darle un respaldo documental y artístico.

En pleno siglo XIX, corría la época del “café de cantantes”, y Málaga se había posicionado en el itinerario nacional como la ciudad con el mayor circuito de cafés dedicados al flamenco, con más de 20 locales en los que se podía disfrutar de toda la esencia de este arte.

Así se justifica que solo en los alrededores de la plaza de la Constitución se ubicaran el Café Sin Techo, La Loba, La Lobilla, El Suizo, El España, El Turco, El Chinitas, Las Pistas…
Pero la mala prensa de estos establecimientos -siempre rodeados de escándalos- acabó con ellos.”


Mi bisabuelo Arturo, como no podía ser de otra forma, se sintió también muy influenciado por el mundo del flamenco, y gustaba acudir a estos cafés cantantes. Su afán de saber le hizo obtener un gran conocimiento de este arte y encontramos en sus obras múltiples referencias a nuestros cantes.

Hoy vamos a conocer de la mano de uno de nuestros visitantes más ilustres, Rubén Darío, como era el Café España, en el que seguramente Arturo disfrutó de inolvidables momentos.



Y como siempre es el catedrático D. Cristóbal Cuevas quien nos informa de ello:

“Sin embargo, todavía ahora es posible ver a Arturo, de vez en cuando, en las juergas flamencas de los “cafés de cante”, uno de los cuales, el de “España”, nos describe la pluma de Rubén Darío en magnífico testimonio de los ambientes en que Reyes, por estos mismos años, se  divertía.

“El local es un largo salón, con mesitas, como cualquier café, y en el centro un tablado, sin adorno alguno.”

“Concurrencia heteróclita; humo de cigarros; uno que otro “señorito”, uno que otro militar, algunos campesinos, que aquí llaman catetos. De pronto, los acordes de un piano se oyen, y aparecen  en el tablado seis u ocho mozas vestidas de semimajas, es decir, de majas que a la conocida indumentaria han agregado adornos y pompones a la francesa.”

“Llevan colores vistosos en las faldas cortas y acampanadas, en los corpiños; y en las cabezas rizadas y de peinados bajos, portan moños de cintas y flores de tintes violentos, flores naturales o artificiales. Bailan primero las boleras, que son las que llevan esas faldas cortas, y se acompañan con las castañuelas, bailan el ole, que tiene el ritmo de un vals; los panaderos, más despaciosos, por dos parejas, las sevillanas, el jaleo, el vito, las soleares, las “seguirillas”, y hasta jotas.

Hay cierta gracia, pero deslucen las arrugadas medias color carne, los trajes sin esmero, los zapatos usados, las sonrisas forzadas en las caras llenas de pintura, los horribles calzones que se exhiben al dar las ligeras vueltas o al hacer un quiebro de cintura.”

“Después de las boleras bailan las flamencas sus polos, medios polos, zapateados, tangos y otros bailes. Las flamencas llevan faldas largas, no llevan castañuelas, pero hacen sonar los dedos imitándolas, y tienen un coro de jaleadores que las anima con gritos, con los tradicionales “oles” y “arzas”, y que siguen el ritmo con las palmas…”

“Después que han bailado, descienden boleras y flamencas a visitar a los consumidores en las mesitas, a hacer gastar lo más que se pueda, según la consigna del dueño del café. Todas las que he visto son muy jóvenes y bonitas, afeadas tan solamente por lo sórdido de los vestidos. Hay una niña de trece a catorce años, portadora de monstruosas piernas postizas. 

Pregunto a un vecino qué dice la “Liga contra la trata de blancas” a este respecto, y me contesta que estas jóvenes son, o por lo menos dicen que son, honestas. De mesa en mesa van trasegando manzanilla, de mesa en mesa donde hay extranjeros o forasteros, porque los nativos conocen el juego y no se dejan explotar. Las caras de las muchachas, cubiertas de polvos y de afeites, exageradamente brochadas de rojo, a los resplandores de la luz eléctrica, toman reflejos extraños, se ven en verdad lamentable, con un aspecto cuasi grotesco, penoso y triste, en su fiesta, como en un cuadro de Zuloaga. Las infelices beben, beben para volver a bailar y volver a beber. Las interpelan conocidos, de chaqueta y americana corta y sombrero cordobés, les dicen groseras galanterías, les murmuran proposiciones, se burlan de ellas, y a veces las insultan… El piano inicia de nuevo el son y ellas, descaradas, bestiales, ingenuas, suben de nuevo a las tablas.”

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.
- Archivo familiar Reyes (ART).


ENLACE LICEO FLAMENCO (MÁLAGA):


sábado, 15 de marzo de 2014

EL ESCRITOR COSTUMBRISTA MALAGUEÑO ARTURO REYES: LAS ESCENAS RURALES.


Arturo no sólo buscaba la inspiración en los barrios más típicos y populares de nuestra ciudad sino que también la encontraba estando en contacto con la naturaleza. Le encantaba poder perderse en el campo sólo o en buena compañía, para observar y disfrutar tranquilamente de todo lo que encontraba a su paso para después plasmarlo en su obra. 

En muchos de sus poemas dejó constancia de ese amor sublime que sentía, hacia la madre tierra, con títulos como “En la sierra”, “En la roca”, “La fuente y el caminante”. Y son muchos también los cuentos cortos que dedica a diferentes pueblos y personajes de nuestra provincia: “Al Colmenar con careta”, “El sol de Casariche”,  “El niño de la tumbaga”, etc.

Hoy como siempre nuestro querido catedrático D. Cristobal Cuevas nos informa de ello…

“Esta visión de jardín semi-urbano, semi-campesino, y de gentes sencillas (el de D. Narciso Díaz de Escovar), se completaba en aquel tiempo con sus frecuentes escapadas a “Los Montes”, finca próxima a Colmenar, subiendo por la carretera de Granada, donde Arturo acostumbraba a ir frecuentemente, y donde incluso pasaba cortas temporadas.



Nota: "Homenaje a los Montes de Málaga", cuadro realizado por el famoso pintor de Vélez - Málaga, D. Evaristo Guerra.

Allí se ponía en contacto con la naturaleza bravía, con los ambientes rurales llenos de pánicas alegrías y de oscuras tragedias, que se reflejarán en su obra en narraciones multiformes, cuya culminación está en “El lagar de la Viñuela” y en “Cielo Azul”.

A su regreso a Málaga, lleno el ánimo de la paz campesina, las “noches de Arturo” eran el contrapunto urbano de aquellas vivencias rurales; son las noches fantásticas que tantas veces le consolaron también con su esperanza en las horas interminables de oscuro trabajo en el Ayuntamiento.

“Sacude el colorista famoso el yugo municipal ya puesto el sol – escribía el periodista Maese Güervo- a la hora de las biznagas”. Su agarena figura, tocada con el clásico cordobés, huye del británico vecindario que anida en la Caleta.

Esclavo de su pasión, rebusca materiales del Perchel a Capuchinos, del Bulto a la Goleta. Y el fruto de una observación idólatra, cristaliza por la noche en cuartillas, cuyo conjunto más tarde son los heraldos de su fama.”

Cada vez se hacen más raras las noches de ventorrillo, las que tanto le gustaban antaño, entre amigos cabales, cantaores y danzaderas, mientras la temperatura lírica subía y subía, al calor de los cañeros de manzanilla.”

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.

- Archivo familiar Reyes (ART).

sábado, 8 de marzo de 2014

EL JARDÍN DE DON NARCISO DÍAZ DE ESCOVAR EN LA CALLE LOS NEGROS (MÁLAGA) (II)


Arturo Reyes nunca pudo olvidar las gratas horas pasadas en el jardín que Narciso Díaz de Escovar, su íntimo amigo, tenía en la típica calle Los Negros. Un lugar muy querido para el escritor malagueño, en el que pasó momentos inolvidables y al que le dedicó una hermosa poesía: “Añoranzas”, de la que hoy vamos a publicar unos fragmentos.


 Nota: D. Narciso Díaz de Escovar, literato español.

Fue un lugar de encuentro al que solían acudir amigos intelectuales, personajes influyentes así como relevantes políticos.

Mi bisabuelo se encontraba en este espacio como en su propia casa, y disfrutaba mucho con el entorno porque además este vergel estaba rodeado de corralones donde personajes populares le servían de inspiración a su pluma. Allí fue donde probablemente recogió el habla popular malagueña para transcribirla fonéticamente y plasmarla en sus obras sin artificio alguno. 

Como siempre el catedrático D. Cristóbal Cuevas nos deja constancia de ello en su libro:

“Más tarde, en un poema lleno de nostalgias, se complacerá nuestro poeta en recordar las horas felices que aquí había pasado en soledad o en grata conversación con Narciso, su siempre fraternal amigo:

“Ya es otro jardín, ya es otro,
aquel en que veces tantas,
en días ya bien lejanos,
dimos tregua a la batalla
de este vivir, terco y duro…
Ya es otro jardín, ya es otro;
ya es cual sepulcro que guarda
las reliquias de un pasado
que embellece la distancia,
aquel jardín desde donde
tantas tardes, veces tantas,
viendo del viejo castillo
las aún enhiestas murallas
en arrancar nos gozábamos
al olvido las hazañas
y los hechos cien gloriosos
que silentes presenciaran.

Ya es otro jardín, ya es otro,
aquél donde en las calladas
noches del sereno estío,
noches de azul y de plata,
en que cuajados de estrellas
los cielos, y de fragancias
henchido el aire, sentados
en la rústica terraza
del torreón, que vestía
un viejo parral de pámpanas,
ora escuchando el tan dulce
rasgueo de una guitarra,
bien tañida, o los acordes
de alguna copla gitana,
soñábamos y trepábamos
a las cúspides más altas…”.

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.

- “Del crepúsculo. Poesías póstumas”. Reyes, Arturo. Poesía: Añoranzas, dedicada a D. Narciso Díaz de Escovar. Zambrana Hermanos, Impresores. Málaga, 1914.

ENLACE ARCHIVO DÍAZ ESCOVAR (FUNDACIÓN UNICAJA):

sábado, 22 de febrero de 2014

"MARIA VICTORIA, NIETA DE ARTURO REYES, TRIUNFA EN LA POESÍA". POR GONZALEZ MART (1954).


Quiero dedicar esta entrada a mi entrañable e inolvidable tía Mariví, una mujer malagueña que dejó familia y amig@s, para unir su destino a una excepcional persona de origen italiano, mi tío Mario. 

Hoy la familia Reyes se siente en orfandad completa y ya sólo nos quedan los recuerdos de la infancia para poder rememorar el pasado El pasado jueves veinte de febrero, con las primeras luces de la mañana, se fue mi tía para siempre y nosotros, sus familiares, en la lejanía, nos sentimos desolados ante su pérdida. 

Ella era el último eslabón que nos quedaba y con su marcha se acaba para nosotros una generación familiar de la que todos los descendientes nos sentimos muy orgullosos.

Mi bisabuelo Arturo no tuvo la suerte de conocer a esa nieta que  tantas alegrías le hubiera dado, y que había heredado como él ciertas dotes literarias.

Mi tía no fue la típica mujer de su época. Su padre, Adolfo, era escritor y su madre, Victorina, artista. Se crió entre cuatro hermanos varones a los que adoraba, y rodeada de un ambiente familiar profundamente intelectual, entre libros, manuscritos, cuadros antiguos, instrumentos musicales,...

Fue una mujer avanzada en sus ideas, de extremada sensibilidad y caracterizada por muchas cualidades humanas y espirituales.

Una malagueña "salerosa" que por amor, hace casi sesenta años, abandonó su tierra para compartir su futuro con un caballero italiano que conoció en nuestra ciudad, cuando el barco mercante en el que él trabajaba, hacía escala en el puerto de Málaga.



Nota: Vista panorámica de Palermo (Sicilia) - Italia.

El marinero italiano no se pudo resistir ante esa maravillosa mujer andaluza que acababa de conocer. Su corazón había sido tocado por las flechas de Cupido. Había conocido el amor, un amor intenso que traspasaba fronteras, y que él estaba dispuesto a franquear. No podía dejar pasar esta oportunidad…

Y mi tío Mario volvió a Málaga en varias ocasiones, consolidando su noviazgo y fue en 1956 cuando pudieron hacer su sueño realidad y unir sus destinos para poder compartir el resto de sus días juntos.

Hace algunos meses pedí permiso a mi tía para escribir sobre ella en el blog pues había encontrado una reseña periodística firmada por González Mart (Fidelito) en la  que era la protagonista. Me respondió con un “no” rotundo, un no que caracteriza a las personas sencillas y humildes que huyen de lo banal.

Ayer la enterraron en Palermo, y sus sobrinos malagueños no pudimos estar allí para despedirla como ella se merecía. Hoy ya no puede negarse a que escribamos sobre ella en el blog lo que me anima a ofrecerle este homenaje: 

"A mis tíos italianos Mariví y Mario” 



ENTREVISTA RÁPIDA.

María Victoria , nieta de Arturo Reyes, triunfa en la poesía.

Si la mujer inspira todo lo bello y armonioso, ¿qué decir de ella cuando siente profundamente la poesía y sabe expresarla y transmitirla, de manera que eleve la vida á regiones más puras y placenteras? María Victoria Reyes Téllez es una muchacha encantadora, de amplia sonrisa. Su simpatía contagia. Escribió un poema – “Sin bridas”- y obtuvo el primer premio de “La noche del sábado”.

Apenas le da importancia a su trabajo. No le reconoce méritos. Se resiste, incluso, a la entrevista. Ni tan siquiera accedía a darnos su verdadero nombre. Porque ella firmó bajo el seudónimo de Mavia. María Victoria es de una familia que posee el más fuerte relieve literario, y por eso no es raro que demuestre su gran afición y tan grandes aptitudes para las letras. Es hija de Adolfo Reyes y nieta de aquel extraordinario novelista y poeta malagueño Arturo Reyes, que tanta fama alcanzara con su pluma. ¿Puede nadie extrañarse que las dotes literarias de María Victoria sean innatas y estén enraizadas en su alma porque traducen fidelísimamente su sentir?
Así nos contesta, tras nuestra insistencia:
- Mi afición a la poesía es de siempre. Pero prefiero la prosa.
- ¿Sus primeros trabajos?
Cuando estudiaba en el Instituto fundé un periodiquito titulado “Cumbres”, que se publicaba todas las semanas. Lo hacíamos a maquinas y colaboraban las alumnas de cuarto curso de bachillerato. Salió a la luz pública cinco veces.
- ¿Y fue suspendido por no saberse la lección?
- Quizás, porque los profesores lo desaprobaron.
- ¿Y qué escribía en él?
- Los artículos de fondo.
- Serían muy profundos, claro.
- Trataban del importante papel que la  mujer desempeñaba durante los siglos XV y XVIII.
- Un papel que subiría de precio en el siglo XX, ¿no?
María Victoria que ríe, inquieta, comprendiendo nuestro buen humor, va contestando sin proponérselo.
- ¿Lo mejor, para su gusto, de su abuelo?- inquirimos.
- “Cartucherita”, además de sus poesías.
- ¿Su poeta preferido?
- De los antiguos, Heine, y de los modernos, José García Nieto.
- ¿Qué opina de “La noche del sábado”?
- Sinceramente encuentro que la iniciativa y la actuación de LA TARDE es de mucho interés para los noveles. Nos hallábamos los aficionados a la poesía reducidos al ámbito personal, y con esta atención que nos presta “La noche del sábado” se nos abrió una puerta apreciable.
- ¿Le gusta “Caracola”?
- Desde mi punto de vista de novel, ha sido una verdadera desilusión. Confiaba en que nos concedería una frecuente acogida a los noveles pero no ha sido así.
- ¿Poesía antigua y moderna?
La poesía moderna es menos popular, pero no creo sea inferior a la antigua, que es más sentida, pero menos cerebral. Entiendo que hay que aceptar toda renovación en el arte sin menosprecio para unos estilos o moldes que entrañen sinceridad y busquen perspectivas que pretendan avalorar todo trabajo profundo y honrado.
- ¿Una anécdota?
- Se la contaré cuando sea célebre.
- Lo será usted, llámese María Victoria o llámese Mavia. No olvide que se apellida Reyes, y el fragor bullente de esta herencia le impondrá el sendero del triunfo como si fuera un mandamiento.

                            GONZALEZ MART

Continuará...

BIBLIOGRAFÍA:
- Archivo familiar Reyes: "Entrevista rápida: María Victoria, nieta de Arturo Reyes, triunfa en la poesía". Periódico La Tarde. Año XV- Num. 4.378 Málaga- 16 de marzo de 1954

domingo, 16 de febrero de 2014

EL JARDIN DE DON NARCISO DÍAZ DE ESCOVAR EN LA CALLE LOS NEGROS (MÁLAGA) (I).


Hoy D. Cristóbal Cuevas nos informa sobre los lugares en los que a mi bisabuelo Arturo le gustaba pasar sus momentos de ocio y donde se sentía plenamente feliz: la Academia de Declamación y el patio que D. Narciso Díaz de Escovar tenía en la típica y popular calle Los Negros, enclavada entre la Cruz Verde y El Ejido, y que hoy, por desgracia para los malagueños, presenta este aspecto tan diferente. 


Nota: La calle Los Negros (Málaga). Julio 2013. Archivo Reyes.

Este lugar ha perdido el tipismo de antaño, sustituyendo las casas matas por edificios. Ya no existe la fuente donde las gitanas acudían a llenar  sus cántaros de agua pero probablemente seguirá siendo un sitio sorprendente donde "lo popular" seguirá respirándose por todos sus rincones.

Arturo se siente feliz porque acaba de recibir una carta de su ilustre amigo D. Benito Pérez Galdós, agradeciéndole los buenos momentos que habían pasado juntos en Málaga …


 “Arturo recibe alborozado esta carta en el despacho que Narciso tiene en la “Academia de Declamación”, donde ambos siguen enseñando como en los entusiastas años fundacionales. Allí pasan muchos de los ratos que les dejan libres sus ocupaciones en amena conversación con Ruiz Borrego.

Sin embargo, cada vez más frecuentemente, el autor de Cartucherita prefiere invertir sus ratos libres leyendo, paseando, tomando el sol o meditando en el hermoso jardín que el eminente criminalista y magistrado suplente posee en la calle de los Negros. 

“A la entrada [de esta calle] – escribirá más tarde su hijo Adolfo- hay una fuente de hierro donde se agrupan las mujeres con los cántaros al cuadril; al final, una escalera de ladrillos rojos da salida al Ejido. Por esta parte, las casas, en hondonada, sostienen la tierra con muros de contención. 

De esta manera, adosada a una casa que le da entrada por el piso superior, tiene un jardín Narciso Díaz de Escovar, jardín al viejo uso, en el que las flores ocultan las sendas, y que está cercado por una línea roja de geráneos y otra línea azul de campanillas. 

Aquí vienen las gitanas por flores …, y mi padre, en este jardín tan propicio a las maneras de su pensamiento, pasaba sus horas de recogimiento solitario a pleno sol, entre los verdores intensos, leyendo … o asomándose a las bardas que dominaban los patios vecinos, donde … alguna gitana vieja, comida por el tiempo, enseñaba a la moza, vendedora de randas, su monótono pregón, mitad canturia; y entonces en el silencio del jardín, entre la malla florida de los rosales, mi padre arrojaba el libro para dedicarse al atisbo de esta vida humilde que amaba tanto.”

Continuará...

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.
- Archivo familiar Reyes (ART).