Licencia Creative Commons
Archivo Arturo y Adolfo Reyes Escritores de Málaga por Mª José Reyes Sánchez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

domingo, 16 de octubre de 2016

RELACIÓN DEL ESCRITOR ARTURO REYES CON D. BENITO PEREZ GALDOS Y PEDRO ARMASA OCHANDORENA, ALCALDE REPUBLICANO DE MÁLAGA (II).

Hoy queremos seguir contando la bonita anécdota que sucedió entre D. Benito Pérez Galdós, mi bisabuelo y el alcalde de la época, D. Pedro Armasa.

Galdós, el célebre escritor canario intervino para que mi antepasado se viera favorecido por una subida de sueldo en el Ayuntamiento de nuestra ciudad ya que de lo contrario, y a pesar de su delicada salud, Arturo tenía pensado emigrar a Buenos Aires en busca de una vida mejor.

Su empleo en el servicio de Contaduría del Ayuntamiento de Málaga y la venta de sus libros, no le proporcionaban el suficiente dinero para llevar una vida holgada, lejos de las complicaciones económicas, que solían merodear el horizonte inmediato del literato malagueño.

Y D. Benito, gran amigo y protector de Arturo, no dudó ni un instante, en cumplir sus deseos.


Nota: Fotografía de D. Benito Pérez Galdós junto a una  imagen de la Plaza de Cibeles (Madrid).

Será como siempre el catedrático Cristóbal Cuevas quien nos seguirá relatando esta historia, teniendo como informante clave a mi querida abuela Victorina, nuera del escritor, quien dará su opinión de los hechos…

“La intervención de Galdós, además de la vieja amistad de Arturo con Armasa – “es amigo mío desde la niñez”, escribía Reyes a D. Benito el 1 de septiembre – hace que el asunto se solucione inmediatamente.

El 2 de septiembre vuelve a escribir el poeta a su insigne benefactor una jubilosa epístola, en la que su temperamento noble y agradecido se desborda:

“Mi ilustre y queridísimo maestro: Por fin estamos al otro lado del río: ha quedado aceptada por unanimidad una enmienda  presentada por D. Pedro Armasa en que solicitaba se me concediesen mil quinientas pesetas de aumento de sueldo, como gratificación, con la obligación de escribir o hacer un estudio previo para establecer una biblioteca popular de la cual, una vez creada, seré designado como Director.

La idea de Pedro, que en esta ocasión ha derrochado a favor mío buena voluntad y cariño, poniendo a mi servicio su valiosísima influencia, es la de en el año de 1914 consignar en el presupuesto una cantidad para empezar a hacer o crear la Biblioteca y sacarme de Contaduría, que es donde actualmente presto mis servicios, trasladándome como su Director a la Biblioteca, con cinco mil pesetas de sueldo, si puede llegar a esa suma. Dios quiera, queridísimo maestro, que todo esto se realice, pues de realizarse, veré por fin y me enteraré de cómo sonríe la vida, cosa que hasta la fecha no he conseguido saber, en lo que a la parte económica se refiere.”

Tan halagüeñas noticias llenaron de satisfacción el bondadoso corazón de Galdós, que felicitó a su amigo con palabras que son un modelo de sencillez y delicada cordialidad:

Mi querido Reyes: Con sincera alegría he recibido sus cartas y los periódicos y recortes. No necesito decir a V. cuánto y cuánto celebro que la veleidosa Fortuna haya depuesto el gesto esquivo, y se muestre propicia a brindar a V. desconocidas bienandanzas… Siempre, siempre me tiene V. a su disposición.”

Sin embargo, y pese a las protestas de Arturo, no debemos pensar que su posición económica fuese objetivamente tan miserable como estos hechos parecen dar a entender. El poeta era muy pobre ciertamente, pero no tanto por la escasez de sus ingresos, cuanto por la desastrosa administración que de ellos hacía.

Hablando con su nuera, Dª Victorina Téllez Alcaide -fallecida desgraciadamente cuando escribimos estas líneas- sobre las penurias económicas en que vivió siempre su suegro, esta señora nos decía que, en realidad, el sueldo del poeta era muy aceptable para su tiempo, aunque dado su temperamento franco y generoso, siempre le resultaba insuficiente a la hora de afrontar los gatos familiares verdaderamente ineludibles.

Según esta misma señora, muchas veces Arturo, al volver a Málaga de Madrid, después de cobrar de alguno de sus editores la liquidación de sus libros, era esperado por su esposa, que le preguntaba con angustia si traía algún dinero, a lo que él invariablemente respondía que todo se lo había gastado en homenajear a sus amigos, escritores, artistas, políticos… No podía desmentir su temperamento abierto y desprendido, típico del artista y del soñador.

El mismo Reyes confirma, sin darse cuenta de ello, la veracidad de estas afirmaciones cuando, en 1908, al escribir “Las de Pinto”, consideraba que dos mil quinientas pesetas anuales eran una cantidad más que suficiente para el mantenimiento de una familia de tres miembros – dos mujeres y un hombre-, acostumbrada a un cierto desahogo, y que incluso les permitía mantener una criada. En esta misma novela llegará a decir Francisco: “Ay, hija mía!... Ya no soy un pobrecito cesante, ¿sabes? Aquí donde me ves, soy un alto empleado con diez mil reales de sueldo.” Arturo ganaba desde el 28 de julio de 1909, sin contar con el dinero de las publicaciones ni los premios literarios, sólo por su trabajo en el Ayuntamiento, cuatro mil pesetas al año.

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA:

- “Arturo Reyes. Su vida y su obra. Un enfoque humano del andalucismo literario”. Cuevas García, Cristóbal. Editado por la Caja de Ahorros Provincial de Málaga. Obra Cultural. C. S. I. C. 1974.
- Archivo familiar Reyes (ART).

ENLACE FOTOGRAFÍA:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada