Licencia Creative Commons
Archivo Arturo y Adolfo Reyes Escritores de Málaga por Mª José Reyes Sánchez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

martes, 8 de febrero de 2011

EL ACTOR JOSÉ RUIZ-BORREGO Y LA ACADEMIA DE DECLAMACIÓN DE MALAGA













Quiero que hoy conozcáis la figura del actor malagueño D. José Ruiz-Borrego ya que lo considero una de las figuras claves de la vida de la Academia y no podemos olvidarlo pues fue uno de sus socios fundadores. Además me unen lazos de amistad con su sobrino nieto, D. Miguel Ruiz-Borrego Arrabal, historiador y archivero del Casino de Madrid, al que tuve el placer de conocer el año pasado y quién me está ayudando y animando para que prosiga la aventura emprendida de rescatar la historia de la familia, aconsejándome, documentándome sobre la Málaga del s. XIX y XX y mostrándome sus contactos personales en la búsqueda de nuevos datos.

Pues bien la historia continúa...










D. José Ruiz-Borrego, “el gran maestro de artistas” nació en Málaga el 30 de junio de 1849.

Desde su tierna infancia se interesó por la lectura de nuestros autores clásicos y de ahí vino su precoz afición por el Teatro representando desde pequeño pequeñas piezas teatrales en su casa o en la de los amigos y familiares.

Cuando ya fue algo mayor, reunió a un grupo de amigos y trató de inculcarles sus ideas a favor del teatro, contribuyendo a la fundación de diversas sociedades artísticas.

En una de estas sociedades dramáticas “La Caridad” D. José logró debutar en el Teatro Principal en 1868. El éxito que obtuvo por su interpretación fue muy comentado en la ciudad, lo que le dio cierta popularidad, pese a su juventud.

Unos meses después estalló la revolución de septiembre de 1868 y se libró muy cerca de Córdoba la famosa batalla de Alcolea, que fue la causa de la caída de Isabel II y en la que tomaron parte muchos soldados malagueños.

Por esta causa la sociedad benéfica “La Caridad” decidió representar la obra “Lanuza” para recaudar fondos con el objeto de socorrer a los heridos de la contienda. La representación se celebró en el Teatro Príncipe Alfonso, donde posteriormente se levantó el magnífico Teatro Cervantes.

El 18 de octubre de 1868 se confirmó notablemente la reputación de D. José como actor, ya que el público que llenaba el teatro aplaudía calurosamente su interpretación. En la obra colaboró un famoso trágico italiano llamado Ernesto Rossi, que se encontraba accidentalmente en Málaga y quiso contribuir en el drama que organizó la sociedad "La Caridad". Ernesto Rossi, terminada la representación, prodigó a Ruiz Borrego toda clase de elogios y le alentó para que continuase por la senda que había emprendido tan brillantemente, vaticinándole un futuro magnífico en las artes escénicas.

Poco después se disolvió la sociedad “La Caridad” y Ruiz Borrego colaboró con otras agrupaciones semejantes como “Los Amigos de los Pobres” y después en “La Sociedad Dramática Benéfica de Málaga”. En esta última hicieron sus primeros ensayos actores que más tarde figuraron en las mejores compañías de los teatros españoles.

En abril de 1871 actuaba en el Teatro Cervantes una buena compañía dramática dirigida por el gran actor D. Victoriano Tamayo y Baus. Inició este actor una función en colaboración con D. José Carlos Bruna, cuyo producto iba destinado a la beneficencia y el joven Ruiz Borrego, que siempre estaba dispuesto a colaborar en ese tipo de obras benéficas, se ofreció al Sr Tamayo, para intervenir en el espectáculo. Numerosas damas y caballeros de la sociedad malagueña acudieron a presenciar el espectáculo que fue uno de los más brillantes que se hicieron en el Teatro Cervantes. D. Victoriano Tamayo y Baus, una gran figura de la escena española, no era muy dado a prodigar alabanzas a nadie y en aquella ocasión, dicen que quedó asombrado de las cualidades artísticas del joven actor malagueño.

Tenía nuestro biografiado un vastísimo repertorio que abarcaba todos los géneros adaptándose magníficamente a cualquier género teatral, desde la interpretación de la tragedia a la del sainete.

Siempre estaba dispuesto a colaborar en cuantas obras benéficas se le pidiera y no dudaba en organizar funciones para allegar fondos que sirviesen entre otras cosas para ayudar a las familias pobres de nuestra ciudad, a la Milicia formada en Málaga desde 1870 a 1872, a redimir del servicio militar a cuantos jóvenes pudiera, o a la adquisición de objetos piadosos.

Fueron muchos los autores que pidieron a Ruiz Borrego, presentase sus obras al público malagueño, citando entre otros a D. Narciso Díaz de Escovar, D. Ramón A. Urbano, D. Manuel Martínez Barrionuevo, Dª Josefa Ugarte Barrientos- Condesa de Parcent-, D. Augusto Jerez Perchet, D. Jose Carlos Bruna, etc.

Conoció D. José durante su vida artística a una serie de importantes figuras de la escena española y todos quedaron gratamente impresionados por sus excelentes cualidades como actor. No le faltaron interesantes propuestas para salir de Málaga y formar parte de grandes compañías, pero él nunca quiso hacerlo, pues no estaba dispuesto a dejar a su querida Málaga, a pesar de saber que su conducta le perjudicaría. El amor intenso que sentía por su ciudad natal le hizo siempre rechazar las buenas ofertas que se le presentaron, algunas de figuras tan famosas como José Valero, Manuel Catalina, Vico, Antonia Contreras, Rafael Calvo entre otros...

Por tanto viendo que su vida era Málaga y que de allí no habría de salir, decidió abandonar el sistema de las Sociedades Dramáticas que había ejercido durante muchos años y crear un centro digno de su ciudad y del teatro. Ese centro fue la Academia de Declamación, Música y Buenas Letras de Málaga, institución fundada en 1886 por Ruiz Borrego y otro malagueño ilustre, Narciso Díaz de Escovar, quienes estuvieron ayudados desde el comienzo y en todo momento por el escritor Arturo Reyes.

Don José Ruiz Borrego tuvo una fuerte relación con el Teatro Cervantes y, durante muchos años, los propietarios del mismo le nombraron su representante como justo premio a sus méritos y a su excelente labor. No se arrepintieron de ello pues organizó temporadas brillantes, en algunas de las cuales fue empresario, pero en esto la suerte no le favoreció y allí enterró sus ahorros.

Se dio el triste caso de que una persona que tanto dinero había dado a ganar y que tantas obras benéficas  patrocinó, desgraciadamente, como tantos otros, llegó a su vejez en una situación económica precaria, teniendo que vivir con estrechez, él que había estado acostumbrado a gozar de buena posición.

Su mala salud y las dificultades económicas no le impedían continuar acudiendo diariamente a dar clases en su querida Academia pues le parecía un delito no cumplir con sus obligaciones docentes.

Se daba el caso de que aún en su senectud se atrevía a representar obras para las cuales se necesitaban grandes facultades, sin que se le notara el cansancio de los años y los achaques que le aquejaban, entusiasmando a los espectadores con sus representaciones excepcionales.

Poco antes de su fallecimiento se planteaba  ampliar los estudios de su amada Academia de Declamación y se puede decir que hasta el último momento estuvo pensando en su profesión a la que había dedicado la vida entera.

Falleció inesperadamente la noche del 24 de octubre de 1920 en su casa de calle Gaona número 6.

La prensa de Málaga le dedicó cariñosas notas necrológicas y a su sepelio acudieron personas importantes del mundo de la política y de la cultura de la ciudad de Málaga además de todos los profesores y alumnos de la Academia, entre los que se encontraba mi abuelo Adolfo Reyes.

Podemos concluir diciendo que fue D. José Ruiz Borrego, un hombre de costumbres sencillas que vivió casi totalmente dedicado al teatro y la enseñanza de futuros actores....

Continuará...

El próximo día quiero finalizar la historia sobre la Academia de Declamación y para ello vamos a hablar de una de sus alumnas, Anita Delgado Briones, la marahaní de Kapurtala.

En esta foto que encontré en un artículo publicado por el periodista Alfonso Vázquez del Diario "La Opinión de Málaga" titulado "Mirando atrás. El alma del teatro malagueño", se informa sobre la publicación del libro que sobre la Academia de Declamación escribió nuestro querido colaborador, D. Miguel Ruiz Borrego. Él es familiar cercano de nuestro biografiado de hoy, y un entusiasta historiador de nuestra ciudad. Su esfuerzo y dedicación ha servido para que la historia de la Academia no quedará perdida en la memoria de "unos pocos"...

     ¡Gracias Don Miguel!.



Nota: Esta fotografía pertenece a un artículo que el periodista Alfonso Vázquez publicó en el Periódico La Opinión", el 30 de marzo de 2.008 titulado: "El alma del teatro malagueño", sobre el magnífico e interesante libro que D. Miguel Ruiz- Borrego publicó sobre la Academia de Declamación de Málaga.




BIBLIOGRAFIA:

  “Recuerdo de una gloriosa institución cultural malagueña: La Academia de Declamación.  La vida y obra de un malagueño ilustre: José Ruiz- Borrego y Vílchez.” Miguel Ruiz- Borrego Arrabal. Editorial JP -  1ª  Edición : Marzo 2008.

2 comentarios:

  1. ;))))

    Cómo me gusta leer historias de mi ciudad y de su gente con arte.

    besossssssss

    ResponderEliminar
  2. estimada amiga no se si le habra llegado mi correo , soy antonio el que escribio la biografia de su bisabuelo arturo reyes aguilar , pero he descubierto que en este apartado de su blog tambien puedo escribirle he estado ojeando su blog y me parece maravilloso y tiene informacion bastante buena y con su permiso sacare informacion para poder incluirla en mis dos blog , por si no le ha llegado el otro correo mi correo es poetaurbanomalaga@gmail.com y no tengo la biografia de su abuelo adolfo y estaria encantado que me mandara toda la informacion que pudiera para incluirla en mi blog y si puede alguna foto también , gracias de antemano. antonio

    ResponderEliminar